El hombre de al lado

Leonardo es un diseñador de muebles pijísimos que vive en la Casa Curutchet de Buenos Aires. Un edificio muy afamado de Le Corbusier que figura en todas las enciclopedias de arquitectura. Leonardo se ha hecho rico diseñando un sofá que parece un nenúfar giratorio, de base esférica, la última moda en los salones de la burguesía con pretensiones. Él mismo es un snob que vive entre utensilios raros, escucha música dodecafónica y mantiene conversaciones sobre el ser y la nada, la tontería y la sustancia. Le quiere su esposa, le admiran sus amigos, y le llueven los encargos. A Leonardo le sonríe la vida. Y además, vive en la casa más chula del barrio, y quizá de la ciudad. Los estudiantes de arquitectura, y los enterados de la Wikipedia, le piden permiso para entrar en ella y admirar los hallazgos interiores de Le Corbusier, que al parecer son tan meritorios como los exteriores.



    Pero la Casa Curutchet no está sola en el campo. En la avenida 53 de Buenos Aires comparte medianera con una casa menos prestigiosa, menos vistosa, donde vive otra clase social que se gana el pan trabajando en cosas convencionales. La convivencia entre Leonardo y sus vecinos era pacífica, ausente, hasta que llegó Víctor para abrir una ventana donde no debía. Víctor es, por así decirlo, un cliente que nunca compraría la silla de Leonardo: un cincuentón basto, malhablado, vestido de chándal o de chupa de cuero, que tiene pinta de ganarse la vida trabajando para una banda de mafiosos. Sabe de armas, trae titis a casa, y dice estar muy baqueteado por la vida. Su voz cavernosa suena a amenaza constante. Sonríe por los colmillos y nunca parpadea. Leonardo tiene derecho a que la ventana no invada su intimidad, y a que sea tapada de nuevo con ladrillos, pero vive acojonado por la actitud desafiante de su vecino. Se inicia así un toma y daca que va más allá de la disputa por una simple ventana: en el conflicto entre Leonardo y Víctor hay algo de lucha de clases, de burguesía enfrentada al asalto del proletariado. O simplemente a su presencia, siempre molesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com