Veep. Continuidad con Cambio.

"Veep era una sátira política, pero en estos tiempos parece un documental".
Y no lo digo yo, que ya he constatado varias veces esta paradoja, este acercamiento subversivo y hasta preocupante de Veep a la realidad, sino la propia Julia Louis-Dreyfus, que se creía embarcada en una comedia y ahora resulta que recibe innúmeros premios por hacer un papel dramático, el de esta vicepresidenta elevada al rango interino de Presidenta del Mundo Libre. Una mujer engreída, caprichosa, sin ideología ninguna, que va sorteando las inconveniencias del mandar con más pena que gloria. En esos Estados Unidos virtuales que gobierna Selina Meyer, nadie va a esculpirle una efigie en el monte Rushmore, ni una estatua como la de Abraham Lincoln en el Washington plagado de incompetentes y lameculos.



    En la ficticia campaña electoral que habrá de llevar a Selina Meyer a la Casa Blanca, los guionistas de Veep, buscando el eslogan más estúpido y banal posible, eligieron Continuidad con Cambio, un lema absurdo que los seguidores de la veep esgrimen sonrientes en sus pancartas. Una gilipollez supina que ningún político real, pensábamos, sería capaz de consentir, hasta que hace dos meses, no en nuestra España de la astracanada, ni en los Estados Unidos de la parodia, sino en la Australia que uno creía salvaje en la fauna pero civilizada en las gentes, el mismísimo primer ministro del país, un tal Malcolm Turnbull, ha definido su política como "continuidad y cambio". Ante tamaño disparate, los guionistas de Veep se han quedado estupefactos, y ya no saben qué pensar, ni qué escribir. Ellos, como Julia Louis-Dreyfus, también se creían pagados para escribir guiones de humor, diálogos corrosivos y enredos de sainete, pero ahora sospechan que sólo les separan dos chistes y tres discursos para estar reescribiendo El ala oeste de la Casa Blanca, y ya no las desventuras cómicas, absurdas, inverosímiles, de esta vicepresidenta que ellos pensaban de fantasía. Estos muchachos, por descontado, no conocieron las andanzas de nuestra querida Ana Botella en la alcaldía de Madrid. El "relaxing cup of café con leche" no hay guionista de Veep que lo supere. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com