Happythankyoumoreplease

Happythankyoumoreplease es una película simpática, buenrrollista, de diálogos ingeniosos que a veces me provocan la sonrisa. Pero es una película que en realidad no me interesa gran cosa. Treintañeros muy talentosos y treintañeras muy guapas toman decisiones trascendentes mientras se revuelcan en las sábanas, dan largos paseos por las aceras y toman cervezas en los pubs acogedores de Manhattan. Como en una película de Woody Allen, en efecto, porque Josh Radnor, guionista y director del invento, se ve que es un admirador del maestro, y ha querido refrescar sus cuitas para el regocijo de  las nuevas generaciones. Y es muy estimable, su esfuerzo, y muy valorable, su película, pero su mensaje me llega muy tarde, y desde muy lejos. Qué tiene uno que ver con Nueva York, en la otra punta de la geografía, y con los jóvenes seductores, en la otra orilla de la edad, y de la apostura. Qué tiene uno en común con las anglosajonas, tan hermosas y tan rubias -o tan pelirrojas-, mujeres de quitar el hipo que sólo atisbo en las playas del Mediterráneo, las más descocadas, o en el Camino de Santiago, las más pías. En Happythankyoumoreplease reconozco el paisaje urbano de Nueva York, y el paisanaje humano de sus habitantes, porque uno, en cuarenta años de cinefilia, ha paseado virtualmente por sus calles cientos de veces, como el muñequito amarillo del Street View. Pero el universo vital de la película me resbala por la piel, patina por mis meninges, y siento que nada de lo que se cuenta me alude, ni me pertenece, en una ósmosis clausurada de mi empatía.




    He vuelto a ver esta película del título insólito sólo porque me tocaba mucho los cojones no recordar nada de su historia, cuando no hace ni cuatro años que la vi en los canales de pago. Llegué a dedicarle una entrada en los comienzos primerizos de este blog, una que luego borré por vergüenza, y por decoro, porque en ella sólo hablaba de lo guapa que era Fulana de Tal, o Mengana de Cual, como en el diario pajillero de un adolescente. He regresado a Happythankyoumoreplease para conocer el alcance exacto de mi desmemoria, como en un test psiquiátrico que yo mismo me aplico. Y los resultados han sido preocupantes. La película de Josh Radnor se me había evaporado del recuerdo como si nunca hubiera existido, y sólo la sonrisa de Kate Mara, y la cara de Zoe Kazan, porque soy un romántico incorregible, permanecían indemnes en el despropósito. Los únicos soldados en pie, entre los restos de la matanza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com