Turistas en mi playa XV

Del último ferry que ha atracado en mi playa se han bajado, esta vez, turistas sexuales muy variopintos. Otras veces eran los gays de pichaloca.com los que subían el contador de visitas, buscando el solaz de hombres retozones. En esta reata de pornógrafos, sin embargo, sólo uno ha preguntado por la página tecleando pichaloca pacientes, que no sé si refiere a que pichaloca.com tarda mucho en cargar sus vídeos, y tiene bastante fritos a sus aficionados, o si mi querido lector es un sexoadicto que anda curándose los excesos de masturbación y los gastos suntuarios de tarjeta, que andan muy caras las webcams, y las full lenght movies en HD.



    En este ferry viajaba mucho obsesionado con los pechos femeninos, que no sé si existe una palabra en castellano para designar esta apetencia tan universal. Habría que contactar con Luis Piedrahita para que inventara el neologismo, en caso de tal. Uno de mis visitantes buscaba senas eroticas de marine vacth, donde supongo que senas serán senos, y eroticas, eróticos. Marine Vacth -que ella sí estaba bien escrita- es la actriz francesa que mostraba, efectivamente, sus pechos bellísimos en Joven y bonita, extraña película en la que hacía de modosa estudiante por el día y de prostituta lujosa por la noche. En la entrada correspondiente ya gasté todos los adjetivos que se pueden dedicar a Marine, esa parisina de los rasgos perfectos, de la hermosura indecible. Le alabo al gusto, al turista que preguntó por ella.



    Con el otro turista, sin embargo, el que ha preguntado por las tetas de la montiel, no puedo solidarizarme en su apetencia. Con todo el respeto hacia Saritísima, que en paz descanse, he buscado sus senos desnudos en internet y tengo que decir, para pesar mío, que el afloramiento gozoso de sus escotes era bastante engañoso. No me van, esas arquitecturas globosas que ceden a la fuerza gravitacional. Todo lo que no quepa en la palma de una mano está condenado al desmoronamiento, como una obra de Calatrava. Al viejete verde que añora los senos manchegos de la violetera no puedo acompañarle en el sentimiento, pero sí agradecerle, desde luego, que confiara en mi blog para encontrarlos, y alabarlos.



    El tercer y último pechófilo se paseaba por mi playa preguntando por tetas más bonitos, de lo que deduzco, por lo que he oído a los futbolistas extranjeros cuando les entrevistan, que se trata de un turista holandés, o croata, tipos que aprenden el español con suma facilidad pero nunca terminan de aclararse con la concordancia de nombres y adjetivos. Me alegra, por supuesto, saber que mi blog está alcanzando una repercusión internacional, y que varios lectores del ancho mundo, aunque caigan engañados por los buscadores, visiten esta playa donde yo escribo mucho sobre cine. Y sí, lo reconozco, alguna vez, también sobre pechos. Aunque sólo de los que veo en pantalla, ojo, que nunca me salgo del tema. Más que nada porque de los otros, en vivo y en directo, no suelo contemplar muchos, la verdad. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com