El arca rusa

           


            En The Story of Film de Mark Cousins, que es un documental del que en este blog se habló largo y tendido, aunque casi siempre fuera para mal, se mencionaba El arca rusa como una obra maestra de los tiempos modernos, una virguería estilística del director Alexander Sokurov que en un plano-secuencia de hora y media recorría siglos de historia paseándose por las salas del Hermitage, museo del que ahora mismo no sabría citar ni un solo cuadro, ni una sola escultura, tan afamado e imprescindible como aparece en las guías turísticas, y en las siestas babeantes de La 2. Sólo sé que allí al ladito, en el mismo complejo arquitectónico a orillas del Neva, empezó el sueño proletario que luego terminó en psicopatía bigotuda, y en hecatombe de los ideales.





            El arca rusa se la robé a un galeón español que hacía las Américas el mes pasado, pero lo hice más por curiosidad que por convencimiento, aprovechando una incursión que buscaba otras joyas menos sofisticadas. El noventa por ciento de lo que recomendaba Cousins en sus documentales eran películas insufribles, plúmbeas, que él usaba para hacerse pajas porque contenían un avance técnico o un recurso expresivo nunca visto. A Cousins le iban más las formas que los fondos, más los continentes que los contenidos, y en este blog, que escribe un fulano que jamás ha portado una videocámara, y que maneja mal el gadget simplón de su móvil, las germanías de la  técnica audiovisual se la traen un poco floja. Es por eso que hoy, aprovechando la derrota del Madrid, y la cara de tonto que se me ha quedado, he decido suicidar el sábado de una vez por todas y sustituir el Trankimazin por El arca rusa, que sí, consta de un único y meritorio plano-secuencia, y sí, es un experimento fílmico pocas veces visto, y sí, tiene tropecientos actores danzando por las salas del museo en precisa coreografía, y no, no enseña nada sobre el devenir histórico del pueblo ruso, y menos, mucho menos, mantiene engatusada la atención del cinéfilo provinciano de Tercera División, que enfrentado a estas complejidades tácticas de los cineastas punteros, sólo sabe responder con el patadón y tentetieso, y bajar los brazos a la media hora de esfuerzo, y venir luego a este ordenador para desfogarse con una crítica tan irónica como vacía. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com