Todas las mujeres

Hace cuatro años, en el canal de pago TNT, Mariano Barroso estrenó una serie titulada Todas las mujeres que solo vimos el Tato y yo. La serie era cojonuda, extraña, muy alejada de cualquier culebrón de los que copan el prime time. Un experimento ideal  para los paladares exquisitos de quienes apoquinamos un servicio exclusivo. Pero la audiencia, al constatar que no había tiros ni persecuciones, psicópatas ni tías en bolas, decidió pasar del asunto. La serie pasó por TNT con más pena que gloria. Creo que luego la echaron por los canales convencionales, a altas horas de la madrugada, para hacerle la competencia a los adivinos tronados y a los anuncios del Whisper XL. El año pasado, en un intento de reflotar el invento, Mariano Barroso refundió los seis episodios en una película de estreno en salas comerciales. Le salió un largometraje de hora y media que ganó por fin varios premios y alabanzas, pero que se dejó en la sala de montaje otra hora y media de espectáculo actoral, y de diálogo impagable.



             Todas las mujeres cuenta las desventuras laborales y sexuales de Nacho, un veterinario que decide robarle cinco novillos a su suegro para venderlos de extranjis, y sacarse una pasta gansa para los vicios. Descubierto en el empeño, y antes de enfrentarse a la justicia de los picoletos, Nacho, que es un tipo solitario y sin amigos, tira de agenda para solicitar ayuda a las mujeres de su vida. Por su cabaña en el campo desfilarán esposa y amantes, madre y abogadas. Eduard Fernández se come las escenas a bocados, en una representación patética del cuarentón venido a menos, del macho hispánico que se descubre derrotado por la vida. Fernández, ya lo he dicho en varias ocasiones, es un actor bestial, brutal, de los que se vacía en cada película. De los que te crees a pies juntillas en cada gesto y en cada palabra. Yo he fundado un club de admiradores heterosexuales en este pueblo de Invernalia, y de momento, conmigo, ya somos uno. Las actrices que acompañan a Fernández en Todas las mujeres también  le dan una réplica contundente. Hay entre ellas, además, para satisfacción del antropoide que ve conmigo la televisión, unos cuantos bellezones que alegran la función. Aquí descubrí a Michelle Jenner teñida de morena antes de que las marujas interesadas en la Historia la conocieran teñida de rubia. Ahí conocí a esta actriz bellísima llamada Marta Larralde que siempre anda en series que no veo, y en películas que no descargo, como si los dioses de la cinefilia hubiesen decidido mantenernos en la distancia y en la incomprensión.  Sale, también, en el remate final, Natalie Poza, que no es una actriz de alta hermosura, ni de granada sexualidad, pero sí una mujer de rostro amable, expresivo, más que atractivo, con el que uno se pasaría tardes enteras tomando el café, embobado en la conversación y en la contemplación. Max, mi antropoide, al que muchos recordarán de otros romances anteriores, se lo ha pasado pipa con el espectáculo de Todas las mujeres. Al final de la función hemos aplaudido al unísono, pero creo que no hemos valorado las mismas cosas.


2 comentarios:

  1. Eso del club de fans de Eduardo ya estaba fundado por mi desde que lo vi en smoking room por cierto se sabe cuando van a estrenar la serie protagonizada por el abogado de heisenberg saul?

    ResponderEliminar
  2. Pero es que mi club es el primero en Invernalia, no en tu reino del Anonimato. La serie sobre Saul tiene una pintaza de la hostia, pero ando muy despistado con ella. En IMDB la anuncian para febrero del 2015, y se llamará (qué originales) Better Call Saul.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com