Star Trek

Regreso, pues, con el rabo entre las piernas, a las películas, a las series, para olvidarme, y diluirme…

No ha sido feliz el retorno a las posturas forzadas del sofá. Este reboot de Star Trek que pilota J. J. Abrams es el mismo coñazo de siempre, aunque con nuevas caras y refrescantes efectos especiales. Otra vez la nave Enterprise, las peleas, las filosofías tontainas… Al menos los héroes de ahora saben correr, y no huyen de los disparos al trote cochinero de los árbitros antiguos. Las tías están más buenas, y los mozos tienen reversos oscuros de locura y arrogancia. Pero sólo son pinceladas para disimular que se trata del mismo cuadro. La saga de de Star Trek permanece secuestrada por sus propios fanáticos, y ya no tiene solución ni remedio. Su destino fatal es fotocopiarse hasta el hartazgo. Los pirados de Star Wars somos gentes más abiertas y flexibles. Cualquier cosa nos valdría en este esperanzador proyecto de la séptima entrega. Cualquier cosa salvo Jar Jar Binks, o alguno de sus acuáticos descendientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com