Life aquatic

Nos fue de perlas con Moonrise Kingdom. Y empezamos a congeniar con Academia Rushmore. Pero Life Aquatic nos ha vuelto a enemistar, y me temo que para mucho tiempo. Aquí no era yo el culpable, sino él. El señor Anderson. Ni la mejor de mis predisposiciones ha sido suficiente para superar este quebranto del espíritu. Para disipar esta niebla del chiste incomprendido, de la gracieta sin encaje, del sentido del humor que pasa por encima de mi cabeza como una nube que no derrama su lluvia. Chao, pues, Wes. Chao, retrospectiva, que casi ni llegaste a nacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com