Desmontando a Harry. La chica del plató.

En la escena final de Desmontando a Harry, cuando Harry Block recibe el homenaje de sus personajes literarios, aparece una chica preciosa vestida de blanco a la que Tobey Maguire –Harry Block en su juventud- no quita el ojo. Es una aparición mariana, aunque no sé si virginal. No es una chica desconocida para mí: su cara me suena, quizá de otra película, quizá del Cielo que a veces se nos anticipa en los sueños. No lo sé. Internet no arroja ninguna luz sobre ella, que es toda blanca y cegadora. Ni siquiera IMDB, la Biblia del espectador enamorado que busca a sus amadas. Yo sé que ella estaba allí, y que Tobey Maguire la miraba obsesionado, alelado por el deseo, como uno mismo desde el sofá. Pero ya empiezo a dudarlo. Pienso en esas fotos casuales en las que al fondo aparece un fantasma que nadie es capaz de identificar. Ella, la chica de blanco, quizá sea un fantasma que se coló en Desmontando a Harry. Tal vez la actriz que murió en el mismo estudio, en el rodaje de una pelicula anterior, descalabrada por un foco o atravesada por una bala que no era de fogueo. Una chica del plató, en lugar de una chica de la curva. De cualquier modo, un fantasma bellísimo, pacífico, que no da miedo, que no da susto, y que te deja igualmente mudo de la impresión. La definición exacta de un ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com