Alfredo Landa

Me caía mal Alfredo Landa, el ciudadano, tan orgulloso de votar a las derechas que nos estrujan. Don Alfredo, y perdón por el anacronismo que no es tal, era mi enemigo de clase. Graciosete y campechano, pero un enemigo. Cómplice de las desdichas y las injusticias que nos amargan el carácter y nos roban el sueño. Me conmueve, en cambio, por que en el fondo soy un cinéfilo sentimental, y las películas están mucho antes que el rojerío, la pérdida de Alfredo Landa, el actor. El actorazo conmovedor en algunas grandes películas. Hace unas semanas, mientras veía Atraco a las 3, hice un repaso mental de sus actores y actrices principales caídos en combate, y ya sólo quedaba Alfredo Landa al pie del cañón. Ahora no queda nadie. Atraco a las 3 se ha convertido en una película protagonizada por fantasmas entrañables y queridos. Un cementerio cuyos muertos vuelven a la vida cuando pulsas el play, durante hora y media mágica, antes de que regresen al silencio y a la nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com