War horse. Steven y Spielberg

Las biografías hablan de un único cineasta llamado Steven Spielberg, nacido en Cincinnati, en el año 46, ya con gafas y barbita. Pero uno está convencido de que en realidad Steven y Spielberg son dos tipos con el mismo nombre, y con el mismo jeto, pero de talentos antagónicos e irreconciliables, que se van alternando en la dirección de sus películas.
Uno es Spielberg, el que entrega los premios gordos en los Oscar. El es el artífice de las películas de Indiana Jones; el visionario de los mundos futuros en Minority Report o en Inteligencia Artificial, el  que nos montó en las barcazas para desembarcar en Salvar al soldado Ryan, el que nos hizo soñar con los extraterrestres en ET o en Encuentros en la tercera fase. El genio que se pasó al blanco y negro para rodar la película definitiva sobre el Holocausto. El Spielberg que los tipos de mi generación, adolescentes ensoñadores que un día decidimos no madurar, adoramos como a un dios. Un dios que es la síntesis religiosa del cine que más nos gusta. El dios de los paganos que nunca creímos en Dreyer, ni en Godard, ni en Manoel de Oliveira.  El dios de los sindiós.


El otro tipo del que hablo es Steven, el que no tiene talento. El que nunca es invitado a las galas de los premios; el que utiliza los golpes bajos del melodrama; el que cuenta el final de sus películas con dos horas de antelación; el que dice hacer clasicismo cuando se entrega con gusto a la cursilería; el que siempre da la brasa con los niños de los padres divorciados; el que finge ser otro dios cuando en realidad sólo es un humano dotado para la copia. El que usurpa el nombre de Spielberg para endilgarnos, cada cierto tiempo, una película de impecable factura, de actores cojonudos, de fotografía bellísima, de música sublime, de intenciones irreprochables, pero que al final, sin ser mala del todo, te deja decepcionado en el sofá, hambriento del manjar prometido, confundido una vez más sobre la identidad aleatoria y enigmática de estos dos fulanos, sobre la que nadie arroja luz definitiva.


War Horse. Bonita película de Steven.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com