Offside

El quinto y último asalto en este combate contra Jafar Panahi es el más entretenido de todos. Offside no es su mejor película, pues Panahi, mejor, no tiene ninguna, pero sí es  la única con la que no he bostezado cada poco rato, maldiciendo mi suerte de cinéfilo aventurado.
            Offside cuenta las desventuras de un grupo de chicas que, disfrazadas de chicos, pretenden acceder al Azadi Stadium para ver un partido de fútbol entre Irán y Bahrein. Cacheadas y detenidas en las puertas de acceso por los soldados, son conducidas a un redil improvisado en los exteriores mismos del estadio, donde se escuchan los gritos de la grada entregada al espectáculo. Allí, en el redil, transcurre la mayor parte de la película, con enjundiosos diálogos entre las detenidas y sus guardianes que vienen a denunciar lo ridículo de la situación, y lo ridículo de la marginación femenina en general. Los soldados confraternizan con ellas, les narran el desarrollo del partido, les ayudan en sus necesidades fisiológicas. Se ve que en el fondo simpatizan con ellas, aunque no tengan el poder de dejarlas marchar. Panahi viene a decirnos, una vez más, que no es la convicción, sino el miedo a los ayatolás, lo que obliga a los hombres a mantener este apartheid vergonzoso.



            Lo que no se entiende muy bien es que estas chicas, cuando la selección de Irán alcanza finalmente la victoria, salten como locas de contentas y entonen encendidos cánticos a la patria. A la misma patria que no les deja acceder a los partidos, que las encierra entre cuatro vallas como al ganado perdido, que les niega el derecho a viajar solas en los transportes públicos, que las ningunea y las margina como a portadoras de una enfermedad infecciosa. ¿Qué cariño le pueden tener las mujeres de Irán a su país? ¿Por qué celebran una gesta deportiva que el mismo régimen que las oprime convertirá en instrumento de propaganda, en justificante indirecto de su legislación medieval? No se entiende muy bien, la verdad. Recuerdo la exaltación patriótica que nos invadió a los españoles cuando ganamos el Mundial del 2010, gritando, a los cuatro vientos, en las plazas de pueblos y ciudades, que este país de ladrones electos, de estúpidos jaleados, de evasores consentidos, de curas hostiles, de periodistas vendidos, de golfos apandadores, era el mejor país del mundo. Yo, personalmente, nunca he entendido la obligación del patrioterismo. He nacido en Norteáfrica de Europa no por gusto, sino por azar. En los Mundiales, o en los Juegos Olímpicos, siempre he ido con los países escandinavos, las únicas tierras realmente civilizadas que conozco, con su bienestar, su fresquito en verano, sus vikingas rubísimas y guapísimas...
            


            Offside nos enseña, una vez más, que el fútbol es el pegamento pacífico que mantiene unido al mundo. El fútbol es la pasión universal, el lenguaje común. Hace furor incluso entre las mujeres del Irán ayatólico y beligerante.  Suelte usted a un niño guineano, a uno austríaco y a otro iraní en mitad de un parque, sin conocerse de nada, sin entenderse ni una palabra, y entrégueles un balón… Eso sí que es un concilio ecuménico, una hermandad entre los hombres, una ONU bienfuncionante y en miniatura. 



            Ya lo cantaba, una vez más, Javier Krahe en Antípodas, letra a la que recurro constantemente porque soy un vago, y también porque ilustra mejor que nadie lo que voy contándoles sobre este Irán antipódico y próximamente enemigo:

Pero es fantástico, martes y miércoles,
jueves y sábados, lunes y vísperas,
dan espectáculo con el esférico,
y allí, al unísono, arman escándalo
y es como un bálsamo para sus ánimas.
En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com