La deuda

Veo, en la siesta recalentada de este verano interminable y extenuante, La deuda. O es una película sin músculo, o mi atención se ha ido achicharrando poco a poco en la sartén abrasada de mi sesera. La he visto entre vapores, sin mover un músculo, temeroso de desencadenar con ello la explosión de mil géiseres en mi piel. Pero el esfuerzo supremo de la inacción tampoco ha ayudado mucho a la película. Al contrario: me ha hecho fijarme aún más en lo aburrido de su propuesta.  Hasta que llegas al final, que decían sorpresivo y espectacular en la red, y resulta que lo protagoniza una agente del Mosad entradísima en años liándose a hostias con un nazi fugitivo, más viejuno todavía, en un remoto psiquiátrico de Ucrania. Ridículo todo. 



Sólo la presencia de Jessica Chastain impedirá el olvido fulminante de La deuda. Imposible no enamorarse de ella. De su boca de fruta, de su sonrisa desarmante.  Hay que ir muy despistado por la vida para encontrarse con una mujer así y no quedarse embobado, mirándola. Para no quedarse con su rostro y con su nombre en el primer encuentro. Sólo a un gilipollas como yo podría ocurrirle una cosa así. Porque he visto La deuda pensando que Jessica paseaba su pelirroja belleza por primera vez en mi salón, y luego, cuando la ha buscado en internet, ya del todo enamorado, he descubierto para mi sonrojo que ella era la esposa de Brad Pitt en El árbol de la vida, película a la que dediqué una mínima entrada en este diario sin mencionarla a ella, que levitaba ingrávida sobre el césped de su jardín, como hacen los ángeles en el paraíso de lo verde. Imperdonable, mi despiste. Vergonzoso, mi olvido. Preocupante, sobre todo, la desatención de este instinto sexual mío, decadente y plomizo, al que antes no se le escapaba ni una pieza, siempre alerta, concentrado, excitado. Hace años, Jessica Chastain no habría necesitado dos oportunidades para colarse en mi vida. No habría sufrido este desplante, este oprobio, esta desconsideración inexcusable. No la merezco. Aunque la ame con locura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com