Adiós, Sopranos

Termino de ver el último episodio de Los Soprano. Se me han ido, del todo, Tony y los suyos. Los entrañables psicópatas. Los asesinos despreciables. La insoportable famiglia. 86 episodios. Tres días y medio en New Jersey que distribuidos por aquí y por allá me han hecho olvidar los pesares de tres años. Les debo mucho, a David Chase y sus muchachos.
Ahora tendría que hablar aquí largo y tendido sobre Los Soprano. Improvisar un ensayo sobre su aportación al drama televisivo, sobre su influencia cultural, sobre su tratamiento rompedor de la violencia... Pero todo esto está muy visto, y muy dicho. Yo llegué a Los Soprano cuando las mentes más preclaras y las plumas más ágiles ya habían llenado miles de folios sobre el fenómeno. Y aún así, llegando el primero, qué tonterías sin chicha no se me hubiesen ocurrido. Para qué, pues, insistir...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com