Celebración

No hay nada más aburrido que una tarde de domingo sin fútbol. Los dioses crearon los domingos y el fúbol al mismo tiempo, en fiesta santificada, en unidad indivisible. Días como el de hoy son atentados contra el orden divino de la Creación. Días propensos al pensamiento, a la comunicación infructuosa, a las tentativas de ocio que se diluyen en la apatía. El fútbol es el opio del pueblo. La pastilla azul que nos redime de Matrix. Tan eficaz que no tiene sustituto posible. Al menos en mi vida. Ni siquiera las películas, a las que amo más que a mí mismo, son capaces de llenar ese vacío infinito de las horas muertas. Porque las tardes de domingo son algo más que aburridas: son deprimentes, funestas, oscuras incluso en verano. Son el recordatorio de que la vida, a fin de cuentas, no vale nada. El colofón sombrío de una semana desperdiciada, Las tardes de los domingos son el tiempo muerto de la esperanza.

            Condenado, pues, a ver una película en domingo, me apetecía una destructiva, desangelada, de esas que tiran a dar. Celebración. La había visto hace años, en un ciclo patrocinado por Caja Usura, pero no recordaba de ella más que una simple sinopsis. Y no sé por qué, la verdad, porque esta recreación de la Gran Familia Disfuncional es el reflejo, exagerado pero no desencaminado, de todas las familias disfuncionales que hay en el mundo. Y que son, en realidad, todas ellas, la mía, la de usted, la de cualquiera, aunque no la comande, como aquí, un padre pederasta, ni la mangonee una madre imbécil. Basta con ser uno mismo, con preservar el espacio privado, con defender los propios intereses, y la familia, como unidad de destino en lo universal, se va al garete. Cualquier cena de Nochebuena basta para desmontar el mito, incluso el de las familias más unidas y entrañables, quizá las peores.


             Es muy certera, y muy puñetera, Celebración. Casi una obra maestra. ¿Por qué, entonces, la había olvidado? No tengo repuesta para esta pregunta, tantas veces formulada en mis monólogos interiores. Celebración tenía que haber sido desde el primer visionado una película de cabecera, un referente  a la hora de presumir que veo y asimilo el cine europeo, el cine ilustrado, el cine que atenta contra las sanas costumbres y la moral establecida. Sin embargo, de un modo inexplicable, permanecía guardada en una caja sin número, en una estantería sin letra, en un hangar tan enorme y desordenado como aquel que cobijaba el Arca de la Alianza en En busca del arca perdida.
            Yo soy yo, y mis pérdidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com