El árbol de la vida

Algo ha quedado, después de todo, de El árbol de la vida. Pero aún no sé si es un veneno, un licor, o una savia, ya que de árboles hablamos. Sea lo que sea, ha hecho efecto retardado. Dos días después de la experiencia fílmica  regresan sus imágenes a mi conciencia, en flashes, como avisos de que ahí, en los arcanos fílmicos de Terrence Malick, con sus geologías y sus teologías, con sus preciosismos y sus chorradas, hay una verdad escondida, espinosa, trágica, que un primer visionado no puede -o no quiere- asumir. Veremos...





No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com