Mal genio

🌟🌟🌟🌟

La historia de amor empieza con Anne Wiazemsky escribiendo una carta a Jean-Luc Godard tras ver Masculino, femenino. En ella declara su admiración por la película, pero más aún, su admiración por el hombre que está detrás de la cámara, aunque todavía no lo conozca personalmente. Tanto que ya se dice enamorada de él. El encuentro cara a cara sólo será para ella una formalidad del amor. Godard, como es comprensible, quedará atrapado por la belleza de esa mujer tan joven, tan anarquista, tan echada p’alante, la musa de sus siguientes descacharres fílmicos, ya completamente perdido el oremus de las películas convencionales, si es que alguna vez las rodó, el genio, o supuesto genio, que terminó devorado por su propia caricatura.



    El enigma que no revela Mal genio, la estimable película de Hazanavicius –que es un biopic corrosivo, coñón, nada complaciente, rodado al estilo libérrimo y a veces absurdo del propio Godard- es saber si primero fue el huevo de la revolución o la gallina de Wiazemsky. ¿Fue ella la que inspiró la etapa maoísta, concienciada, infumable para los mortales que no acudimos a los festivales? ¿O ese desvarío ya estaba en marcha cuando ella apareció para servir de inspiración fuera y dentro de los platós? No lo sabemos. Para enterarnos habrá que leer el relato autobiográfico de la propia Wiazemsky, que es el soporte narrativo de la película.

    Lo que sí queda claro tras ver Mal genio es que Godard, tan heterodoxo como cineasta,  era un tipo de lo más ortodoxo como genio. Un megalómano de lunes a viernes y un artista autodestructivo cuando llegaba el fin de semana. O al revés. Tan inteligente como temeroso de no saber; tan atractivo para las mujeres como inseguro con ellas; tan adorable como insufrible; tan exultante como depresivo; tan fascinante en la revolución como cargante en el dormitorio. Contradicciones de manual. Tan tópicas en el mundo de la farándula que convierten a Godard justo en lo que él más temía: un genio convencional.



No hay comentarios:

Publicar un comentario