Black Mirror: Black Museum

🌟🌟🌟

La idea vertebral que recorre las cuatro temporadas de Black Mirror es que cualquier tecnología inventada por los seres humanos tiene doble filo. Esto es así desde que un cromagnon de la sabana ideó la primera herramienta para sobrevivir. El fuego ha servido para calentar comida y para quemar herejes; la rueda, para transportar alimentos y acarrear cañones; el cuchillo, para cortar filetes y asesinar inocentes; el balón de fútbol, para entretener a las masas e idiotizarlas por completo. El cine bendito que nos regalaron los hermanos Lumière, para vivir otras vidas y renunciar a las nuestras. Todo tiene su buen uso y su mal uso. El Zyklon B era un pesticida usado contra las ratas; la dinamita simplificaba el trabajo a los mineros; la tele nació para instruir al ciudadano. El yin y el yang, supongo.



    Todos los gadgets que aparecen en Black Mirror –que en realidad son variantes de dos o tres cacharros fundamentales- se inventarán dentro de unos años con el fin de hacernos las cosas más fáciles. De ahorrar tiempo, y de comunicarnos mejor. De disfrutar más de la vida. Alcanzar la mortalidad incluso, aunque sea virtual, y en el Torremolinos tórrido de San Junípero. Pero al final, salvo en dos episodios optimistas, todo se tuerce en las tramas de Charlie Brooker. La tecnología –la cultura, en general- viaja muy por delante de la evolución humana. Resumidos en una caricatura, los humanos somos un mono con dos pistolas. La ciencia nos sobrepasa. Hacemos experimentos tecnológicos que luego se nos van de las manos.



    Leo en los foros que Black Mirror -guste más o guste menos- es una cosa original, nunca vista. Pero no es cierto. Hace varias décadas que esta serie aparece como subtrama en las andanzas de Mortadelo y Filemón. Los inventos del profesor Bacterio son muy blackmirronianos, muy charliebrookeros. Bacterio es un genio, un adelantado a la ciencia de su época, y sólo quiere contribuir al buen desempeño de las misiones. Pero sus inventos siempre terminan por joderlo todo. Los  gadgets de este último episodio son muy del profesor Bacterio. Un “lector de sensaciones” que empieza siendo cojonudo para la labor médica, para experimentar los síntomas del paciente como si fueran nuestros,  y que luego se convierte en la versión portátil del orgasmatrón que soñara Woody Allen, y más tarde termina siendo un cacharro autodestructivo porque el placer y el dolor son drogas que no conocen la moderación ni el descanso.

    La idea de llevar a tu ser querido fallecido dentro ti, en una copia virtual instalada en la cabeza, para que perciba lo que tú percibes y te siga sintiendo a flor de piel, es una idea cojonuda hasta que un día decides masturbarte, o cometer un delito, o iniciar una relación con un ser de carne y hueso que te dé calor bajo las sábanas… Aún no estamos preparados para sobrellevar estas cosas. Nos faltan miles de años de evolución biológica para superar nuestra simplicidad de chimpancés recién aterrizados. Nos falta cintura, nos pueden los miedos, nos acogotan los instintos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario