Turistas en mi playa XVIII

Hacía meses que no saludaba a los pornógrafos que de vez en cuando pasan por aquí, engañados por los buscadores. Basta que yo escriba "pene", o "teta", o simplemente "la deseaba", en una entrada que sólo hablaba del amor o del paso del tiempo, para que los algoritmos de Silicon Valley se vuelvan majaretas, y abran al tráfico sexual esta calle tranquila donde los erotismos sólo son ocasionales, y de muy buen gusto. Pero no me quejo del equívoco: los turistas sexuales incrementan mis estadísticas, y amplían mis horizontes, y gracias a ellos, con tres cañas de cerveza por delante, puedo presumir ante los amigos de que el blog va viento en popa, y de que me estoy haciendo un currículum en el mundillo de la cinefilia. Todo es vanidad.





    Nuestro primer pornógrafo de hoy -o pornógrafa- es uno que apareció en el blog después de teclear "sarita laurent follando", cosa que no termino de explicarme del todo, porque Saras tengo unas cuantas, y Laurent una muy guapa y muy francesa que se llama Mélanie, pero así, anudada, Sara Laurent, no conozco a ninguna señorita en mis agendas. Tampoco en IMDB, que es el Templo de los Muchos Rostros de Juego de Tronos, dan parte de una mujer llamada tal, no al menos de una que se gane las perras actuando, por lo que deduzco que este caballero -o caballera-, atribulado por el deseo, ha seguido unas trochas muy dificultosas hasta dar con mi humilde y casta playa, donde yo lo acojo en mi seno tan gustosamente, pero donde no puedo satisfacerle la apetencia.



    Una cosa muy parecida le ha pasado al hombre, o a la mujer, que llamó a mi puerta preguntando por "saul nanni desnudo", que es un hombre al que no tengo el gusto de conocer, y mucho menos desnudo, y del que IMDB tampoco guarda registro ni memoria. Deben de estar más enloquecidos de lo que yo pensaba, los algoritmos de Google, o de Yahoo, para que terminen en mi playa de aguas tranquilas estos intrépidos navegantes que viajan impulsados por el deseo, y que apetecían costas más tumultuosas y aventureras. Yo sólo puedo indicarles el correcto camino en las cartas de navegación. Nada más.



    Por último, para terminar esta sandez con un toque de poesía, me gustaría darle las gracias al romántico incurable que llamó a mi puerta preguntando por "natalie portman durmiendo", que es uno de los espectáculos más maravillosos de la naturaleza. Uno que jamás he descrito en el blog, pero que algún día me gustaría describir, ay, porque quién pudiera contemplarla en tal trance, ensimismado en la sacra belleza que da nombre y lustre, y hasta fama internacional, a estos torpes escritos. Quedarse así, embobado, en el bordecico de la cama, más allá de lo carnal o de lo sexual, porque Natalie Portman, ya lo he dicho alguna vez, mora entre nosotros pero no es una de nosotros, y sin ser virgen ni diosa ni nada por el estilo, cualquier pensamiento indecencia muere en ella como un sacrilegio, como una ofensa que no tiene sentido ni lugar. Amén.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com