Aterriza como puedas

No es necesario que una película sea buena para convertirse en un clásico. El tiempo es un camino tortuoso, lleno de trampas y caprichos, y cuando pasan veinte o treinta años y nos plantamos ante las películas de antaño, a veces sucede que las más académicas se han quedado desfasadas, mientras que otras, chapuceras incluso, que nacieron con la única vocación de entretener y sacar unas pelas, abrieron caminos insospechados y se han convertido en hitos que todo el mundo recuerda.



    Aterriza como puedas nació para reírse de las películas de catástrofes, que en los años setenta reventaban las taquillas y reclutaban a las estrellas de Hollywood. Jim Abrahams y los hermanos Zucker cogieron un avión, lo llenaron con varios gilipollas y varios chistes absurdos, y lo lanzaron al aire a ver si planeaba o se estrellaba contra el suelo. Tuvieron suerte, o dieron en el clavo, o las dos cosas a la vez. Las gentes de entonces se partieron el culo en sus butacas, y años después volvieron a partírselo en los sofás, cuando pasaron la película por televisión. Aterriza como puedas era el VHS estrella en el videoclub de nuestro barrio, y los chavales la alquilábamos siempre que estaba disponible junto a la peli porno clandestina, la última bravuconada de Sylvester Stallone y algún clásico de John Ford para no parecer tan barriobajeros, ni tan primarios. La vimos tantas veces que ya anticipábamos todos los chistes, y luego salíamos a la calle cacareando las gracias casi calcadas, y todavía hoy, tanta vida más tarde, me topo con Aterriza como puedas en los canales de pago y me quedo enganchado, y suspendo la sesión programada, y aunque la mayoría de los chistes son bobadas de guante blanco, guarreridas más propias de Jaimito y del perro Mistetas, la sonrisa no me abandona, y el recuerdo no desfallece, y cruzo la hora macabra de las doce de la noche reconciliado con la jornada del sol asfixiante, y de la melancolía progresiva.



    Años después de su dramática experiencia, Ted Striker vuelve a subirse a un avión, impulsado por el amor. Intranquilo, se revuelve en su asiento.

Anciana: ¿Nervioso?
Ted: Sí
Anciana: ¿Es la primera vez?
Ted: No, he estado nervioso muchas veces.



   En pleno vuelo, se desata a bordo una enfermedad misteriosa causada por el mal estado del pescado en el menú.

Dr. Rumack: Dígale al comandante que hemos de aterrizar lo antes posible. Hay que llevar a esa mujer a un hospital.
Elaine: ¿A un hospital..? ¿Qué es, doctor?
Dr. Rumack: Un gran edificio lleno de enfermos, y a veces no hay camas.



    El chaval al que invitan a visitar la cabina descubre que el piloto Murdock es en realidad Kareem Abdul-Jabbar, que hace horas extras en la aviación. Murdock niega su identidad secreta hasta que el chaval le saca de quicio.

Niño: Yo creo que eres muy bueno, pero mi padre dice que no bajas a defender. Que no corres, y que casi nunca te esfuerzas. Que no sudas la camiseta. Que sólo juegas bien en partidos internacionales.
Murdock: ¡Eso son tonterías! Estoy harto de oír eso desde que estaba en la Universidad. ¡Yo me dejo la piel en cada partido!




Mc Croskey [tras haber retomado la bebida y el tabaco]: Elegí un mal día para dejar de oler pegamento...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com