Paseando a Miss Daisy

Tenía miedo de volver a ver Paseando a Miss Daisy, porque hay películas que es mejor dejarlas donde están, en un rincón muy grato de la memoria, y no menearlas demasiado no vaya a ser que se resfríen. Las películas son también su contexto, y a veces lo que recordamos no es la historia en sí, sino el humor que nos guiaba, la persona que nos acompañaba, el cine donde uno se sentía como en casa, y los recuerdos se vuelven traicioneros y poco fidedignos, y la película que muchos años después ya vemos monda y lironda no es como uno la imaginaba.



    Sucede, además, que yo vi Paseando a Miss Daisy cuando las tribulaciones no se filtraban en la cinefilia. El sentido común brillaba por su ausencia -entonces como ahora-, pero los otros cinco, cuando se ponían a la labor, eran indesmayables, y en cualquier historia, por floja que fuera, encontraban un motivo para el gozo. Ahora, sin embargo, en la edad pre-provecta, cuando por fin aposento el culo tras los deberes, los sentidos sufren la inercia de la realidad, y aunque mi cuerpo echa el freno y se detiene en seco, la mente sigue su trayecto, como un viajero que va de pie en el autobús y se trastabilla. Y trastabillado encaro el inicio de las ficciones, y tardo varios minutos en dejarme engatusar, y muy buena tiene que ser la película para que se obre el milagro de  olvidarme de mí mismo.
    Pero eran infundados, mis temores. Por alguna extraña razón, porque la película bordea varias veces el cursilismo y la ñoñería, Paseando a Miss Daisy, con ese ritmo moroso de los americanos del sur que ya son más tropicales que anglosajones, te va llevando al huerto de sus historia, y los diálogos irreprochables, y los actores prodigiosos, consiguen la preservación exacta del recuerdo, que era muy grato, y también inconfesable, porque en algunos círculos, cuando dices conmoverte con la historia de la anciana judía y su chófer negro, la gente te mira mal, y dejan de dirigirte la palabra durante un rato, o a veces para siempre, según el humor con que les pilles. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com