Turistas en mi playa XIV

Hacía un mes que los turistas sexuales no visitaban mi playa. El mal tiempo los ha retraído, porque esta playa mía tiene poco de paradisíaca, pero ahora que vuelven los calores, y pican los mosquitos, vuelven a pasearse por aquí, a ver si junan algo de chicha, y pillan algo de cacho. Vienen muy equivocados, los pobrecicos, y yo escribo estos avisos para colgarlos en mi puerta, y para que no llamen preguntando por lo que no hay. Una vez más, y van catorce.



    Los que frecuentan este blog, y más todavía los que lo leen, ya saben que mi amor por Natalie Portman es una cosa muy platónica, y muy oceánica, por la distancia insalvable. Natalie es una sonrisa que yo pongo en la cabecera para apaciguarme el ánimo, e inspirarme las escrituras, y no para hacer turbios manejos con los pantalones bajados. Para eso hubiera elegido otra foto, que las hay, y otros contenidos, que los tengo, más acordes con la intención. Algún lector ocasional, sin embargo, ha confundido la foto de Padmé con una incitación al jolgorio, y ha tecleado en el buscador un "mamada natalie portman" que no viene al caso. Por alegre que sea, y por excitante que resulte, la imagen amatoria ya imborrable. Ego te absolvo, querido visitante, pero no peques más. En este blog, Natalie Portman es tratada como una virgen vestal que guarda el fuego sagrado. Si quieres desnudar al mito, y debatir cuestiones anatómicas, mejor será que nos tomemos tres cervezas en el bar. Allí ya no soy el escritor, sino el hombre, y un hombre muy enamorado, además, de la actriz pequeñaja. En cuerpo y alma.
    Otro lector que pasaba por aquí buscaba a Natalie Portman de un modo más respetuoso, y yo se lo agradezco, aunque no haya dejado imagen en la que recrearse. Gracias a su decoro ya lo tengo por un platónico de los míos, por un miembro de esta congregación monoteísta. Algún día tendrá que explicarme, de todos modos, qué buscaba exactamente con "natalie portman el reino de los cielos". ¿Andaba confundido con la presencia de nuestra amada en la película de Ridley Scott? ¿O es que vive, acaso, tan enamorado de ella, casi tanto como yo, que la presume una habitante de los cielos que ha bajado a la Tierra en misión especial, como hacían las divinidades del Olimpo?



    El último pornógrafo de esta racha no buscaba las excitaciones ni los amores de Natalie Portman. Él, o ella, dio con el blog tecleando "raquel salgado tetas", y yo, la verdad, por más que he buscado en Google, y en IMDB, y en mis propios escritos, no encuentro ninguna actriz, ni siquiera del porno, que responda a tal nombre y a tal apellido en conjunción. Raquel sí que hay alguna, y Salgado un fotógrafo, pero nada más. Este lector ha sido muy mal encaminado por los buscadores, que a veces, en el ciberespacio, tienen las señales torcidas, indicando direcciones ambiguas. Las tetas de Raquel Salgado -que presumo muy bonitas para justificar la búsqueda- andan pegando botes en otros dominios. Lo único que tengo por aquí son hojas de reclamación, por si le sirven al frustrado -o frustrada- voyerista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com