Turistas en mi playa XII

Los pornógrafos que buscan pichaloca.com siguen cayendo en este blog como en un número de teléfono equivocado. Mira que ya he borrado el título que tantas confusiones provocó, aquel “Pichaloca encuentra el amor” que encabezaba mis comentarios sobre El estudiante, la película argentina. Pero da igual. Se ha corrido la voz de que en mi blog hay cuchipanda gay, y los interesados ya vienen polla en mano prestos al regocijo. No sé qué pensarán cuando descubren a Natalie Portman presidiendo estos escritos, firmados por un chalado que además afirma ser un exnovio suyo, uno de la península ibérica que ahora vive de eremita por los montes, como hizo Obi Wan-Kenobi en el planeta Tattoine.  Deben de pensar que Natalie es un icono gay que yo pongo ahí como otros colocan a Audrey Hepburn o a Lady Gaga, que son damas muy respetadas dentro de la comunidad. Pero se equivocan, mis amigos homosexuales, y son muy contumaces, además, en el error. En este restaurante del amor no se sirven ojetes, ni pechos afeitados, ni penes bien irrigados. El único plato de mi menú son los cánticos al amor platónico por las actrices, todo en plan mester de juglaría y cursiladas parecidas, con algún pecho que a veces pongo en las fotografías para currarme un sector del público que se aburriría mucho con la simple literatura.




      Lo siento, pues, por el festivalero que tecleó “dos pollas en culto pichaloca”, que yo creo que se ha confundido en algún segmento de la oración, pues así escrita no tiene mucho sentido. O buscaba “dos pollas en culito pichaloca”, que aunque sea una heroicidad, y un desgarro seguro, tiene algo más de congruencia, o ansiaba “dos pollas de culto pichaloca”, que tal vez allí, en pichaloca.com, tienen una sección dedicada a las pollas míticas votadas por los usuarios. Lo lamento, también, por el pornógrafo que dejó escrito “cine porno gay pichaloca raul lopez”, pues el único Raúl López que yo conozco jugaba al baloncesto, en el Real Madrid, y luego en la NBA, en los Utah Jazz, y nada tengo consignado sobre sus andanzas en el mundo del cine, y mucho menos en sus posibles devaneos por la otra cara de la Luna. Mil perdones, otra vez. Pero insisto: la fiesta de pichaloca.com es en el piso de enfrente.




2 comentarios:

  1. A ti te pasa como el que tiene una vecina puta y todos los días algún desalmado le pica a las 3 de la mañana preguntando por las tarifas, bueno yo creo que al final se les coge hasta cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que les tengo mucho cariño. Y no molestan. Yo sólo quiero que no pierdan el tiempo aquí, que la vida es corta.

      Eliminar

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com