Rafael Azcona y la descojonación

En el libro homenaje a Rafael Azcona titulado Rafael Azcona, con perdón Bernardo Sánchez Salas, literato y guionista, escribe:

“Alguna vez me ha comentado Rafael Azcona que el estado ideal del hombre es estar sentado. Sin más. Es moviéndose cuando empiezan los problemas. El problema de la humanidad es que vamos a los sitios, hacemos cosas y decimos lo primero que nos viene. Error fatal: ahí empezamos a morir; ahí nos damos presos; ahí empieza la descojonación, esa especie de conspiración orbital sobre el individuo”.

Mis peripecias vitales fuera de este sofá donde veo las películas, o de esta silla de oficina donde tecleo las ocurrencias del diario, le dan la razón a Rafael Azcona. No moverse del sitio, aventurarse lo justo, arriesgar lo imprescindible. Seguir el ejemplo de los corales, y no el de nuestros antepasados nómadas. Ellos tenían que salir de la cueva a buscar el sustento; no tenían más remedio que jugarse el pellejo para proveerse de carne y de bayas silvestres. A nosotros, en cambio, los homo sapiens modernensis, nos basta con marcar el número de teléfono del supermercado. Ya no es necesario salir tanto, trasladarse tanto, probar tanto… La descojonación aguarda emboscada en cada esquina.


copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com