Turistas en mi playa V (pichaloca.com no es aquí)

Los pornógrafos que arriban a esta playa no descansan por Navidad. Es más, vienen con más frecuencia que nunca, con más exigencias, porque son hombres solitarios, acostumbrados a la penumbra, al resplandor delictivo del ordenador, y en Navidad su aislamiento físico y psicológico se recrudece. Si han de comparecer en alguna reunión familiar, lo hacen a última hora, con desgana, y después de intercambiar cuatro naderías se marchan cuando adivinan un resquicio. El ordenador les llama con voces susurradas, hipnóticas, como el ojo de Mordor concitaba al portador del Anillo. Alguno, incluso, atropellado por la impaciencia, busca sus guarrerías en plena cena navideña, con el móvil, con la tablet sobre las rodillas, al lado de la hermana fisgona o del cuñado que sonríe con malicia, porque ya intuyen de qué va la vaina.
            Yo no soy como ellos, pues soy de buscar entretenimientos más convencionales, y sólo en la soledad conquistada de la intimidad, pero yo en el blog  les escucho, y les entiendo, y les doy la absolución laica en este confesionario apto para todos los públicos. Ego te absolvo, hijo mío, y sigue pecando, que no queda otro remedio. Luego me quedo triste, y algo deprimido, porque no puedo ofrecerles los vicios que tanto anhelan, Pero la culpa es de ellos, que me confunden con otra persona, con otro proveedor, pues yo aquí sólo hablo de amores y de folleteos en poesía, o en verbo florido. De todos modos, les sigo agradeciendo que pasen por mi playa, a inflarme las estadísticas, a forzarme a escribir de vez en cuando sobre cosas que no son cine, sino asuntos muy enjundiosos de la sociología y de la posmodernidad.



Los que van detrás de algún pichaloca, o de alguna picha loca, siguen cayendo en mi blog sin darse cuenta de que aquí no hay relatos, ni fotos, ni émbolos cavernosos penetrando en cavidades. Lo que sucede es que hace muchos meses, en un intento de provocar la risa entre mis lectores -y sobre todo entre mis lectoras- titulé la película argentina El estudiante como El pichaloca encuentra el amor, pues iba de un bonaerense que se metía en las movidas políticas sólo para ligar con las universitarias más guapas, y terminaba enamorado de la más hermosa y corajuda de todas ellas. Lo de pichaloca, que no viene en el diccionario, siempre lo escuché como un sinónimo de picaflor, de rabo inquieto, pero pensé que era una palabra local, muy poco exportable, que sólo los habitantes de Invernalia y de los reinos limítrofes iban a entender. Pero se ve que no, que el vocablo, aunque no esté reconocido por la RAE, es lugar común entre los hablantes obsesionados por el sexo. Una película ramplona que despaché con unos comentarios sin sustancia, se ha convertido, gracias a la broma, en una de las vedettes más solicitadas del repertorio. En ese texto insulso terminan los que han tecleado pichaloca a secas y los que, concretando más su deseo, han escrito daniel marvin pichaloca (que no sé quién es), gays pichaloca (que me imagino muy activos), pichaloca dos negros (¿una para los dos o sendas ambas?) y, la más curiosa de todas, de origen cinéfilo desconocido, pichaloca.com porno bruce willis.
Es aquí donde tengo que hacer un alto para explicar, finalmente, el origen de tanta confusión. Llevado por la curiosidad y por la responsabilidad de conocer a mis lectores, tecleo en la barra del Chrome “pichaloca.com” y aparecen ante mí, oh dioses de los griegos, varias parejas de gays pasándoselo en grande sobre camas y jergones. ¡Existe!, pichaloca.com, y yo estoy viviendo colateralmente de su éxito, recogiendo a sus visitantes más despistados, a esos que paran en mi blog para preguntar la dirección de la fiesta y de la cuchipanda, con pollas de goma en la cabeza y paquetes de condones en la guantera, angelitos, como si yo, hasta hoy mismo, hubiera podido indicarles el camino. Acabáramos pues.



Continuará...


2 comentarios:

  1. Las mejores entradas del blog te recomiendo k titules alguna entrada cinéfila del estilo la actriz prima de lisa ann la doble de destiny dixon o alguna actriz pornopara que tengas material de pervertidos varios para hacer 200 entradas de turistas en mi playa

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la recomendación. Pero eso sería hacer trampa, y las pocas mujeres que caen por aquí alaban, ante todo, mi sinceridad.

    ResponderEliminar

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com