Seinfeld y Geoffrey Miller

Dice Jerry Seinfeld en unos de sus monólogos:
“Las mujeres suelen quejarse de la cantidad de cosas que tienen  que ponerse para atraer la atención de los hombres: zapatos, medias, maquillaje... Pero aún es mucho peor ser hombre. Porque si eres hombre no sabes qué hacer. Por eso construimos puentes, escalamos montañas, exploramos territorios desconocidos... ¿Creen que nos apetece hacer todo eso? ¡A nadie le apetece construir un puente! Es muy, muy difícil. Diseñar cohetes, volar al espacio... Les aseguro que los astronautas, cuando vuelven del espacio y ven a su chica, van y le dicen: "¿Qué, me viste ahí arriba?"

            Viene a ser lo mismo, pero contado en clave de humor, que asegura el psicólogo Geoffrey Miller sobre el comportamiento humano. En. The mating mind, que es una de mis biblias, de mis escrituras sagradas, Miller sostiene que la creación artística es una estrategia de apareamiento, una forma de impresionar a posibles compañeros sexuales con la demostración de la calidad del propio cerebro y, con ello, indirectamente, de los propios genes. El virtuosismo es exigente desde la perspectiva neuronal, es difícil de simular y se aprecia ampliamente. En otras palabras: los artistas tienen un atractivo sexual. Y como ellos, los astronautas o los ingenieros de los que hablaba Jerry Seinfeld. O, eso espero, pues para eso escribo, los tarados que escriben diarios sobre amoríos virtuales y películas trasnochadas. La vida de los hombres es una continua exhibición de músculo o de inteligencia. Mientras nosotros galleamos, las mujeres pululan a nuestro alrededor, sopesando, evaluando, chistándonos cuando por fin han tomado una decisión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com