Imágenes

Leo en unas memorias de Ingmar Bergman que llevan por título Imágenes la siguiente revelación:
“Alguna vez he dicho que Persona me salvó la vida. No es una exageración. Si no hubiese tenido fuerzas para terminarla, probablemente hubiera quedado fuera de combate. Fue significativo que por primera vez no me preocupase de si el resultado sería popular o no. El evangelio de la comprensibilidad, que me metieron en la cabeza desde que sudaba como negro de guiones en Svensk Filmindustri, pudo irse al infierno. ¡Donde debe estar!”
Acabáramos, pues. Bergman se cisca en el evangelio de la comprensibilidad. No quiere que le entiendan: lo suyo es la pintura abstracta, la poesía oscura, la expresión bruta del inconsciente. Quedo, pues, eximido de entender sus jerigonzas. Que le den morcilla. Y los exégetas que afirman entender sus películas más delirantes, más opiáceas, más descaradamente incomprensibles, que vayan confesando sus imposturas, sus mentirijillas, en público acto de contricción. El Cineasta Supremo de Suecia ha dejado escrito en sus memorias que no quiere entendedores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com