Extras

Termino de ver el último episodio de Extras y la sonrisa de mi cara tarda muchos minutos en borrarse. Me vienen a la memoria momentos muy surrealistas de estas doce entregas que han sido como doce apostolados sobre las miserias cotidianas. Una mirada vitriólica sobre aquellos que, contra toda evidencia objetiva, contra toda demostración científica de su mediocridad, tratan de sacar la cabeza por encima de los demás. Todos los que alguna vez hemos caído en este pecado del orgullo, nos reconocemos en la mezquindades de los personajes, en sus ridiculeces bobas. 
             No conozco personalmente a estos dos genios británicos, Ricky Gervais y Stephen Merchant. Quizá sean, en la corta distancia, dos tipejos execrables. Quién sabe. A lo mejor hablan maravillas de los nazis, o juran que Natalie Portman no les excita ni lo más mínimo. Pero cuando hacen comedia, tocan la misma melodía que yo tarareo por dentro. Es una coincidencia asombrosa, que sólo dos espíritus hermanados –en este caso tres- pueden compartir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com