Crazy stupid love

Hay películas que como Crazy, stupid, love te ganan desde el título, porque en él se resume, con una cita elegante, la esencia de una gran verdad: que el amor es realmente un sentimiento loco y estúpido, aunque inevitable, como todos sabemos. De no ser así, indomable y anárquico, no estaríamos hoy aquí, ni quien esto malescribe, ni quien condesciende en leer las ocurrencias.



Que Steve Carell sea la estrella del reparto no es una casualidad. Crazy, stupid, love necesita su rostro ambiguo para dar con el tono justo de la comedia agria. Quieres reírte con él, en los amoríos y los desamoríos, en los requiebros y los desplantes, pero la sonrisa que a uno le sale es de simpatía, de reconocimiento de uno mismo en los personajes, más que de regocijo, o de burla. Quien no se identifique con alguna de las desventuras aquí retratadas, es que vaga por la vida sin un corazón que lo anime.
Iba para gran película, Crazy, stupid, love. Para segundo sobresaliente consecutivo en esta nueva tierra de promisión que parezco haber encontrado. Por debajo de sus chistes y sus equívocos, fluía una filosofía muy afín a mi pensamiento, como de finales del otoño, como de día que amanece melancólico y tonto. Pero sucede que los actores tienen que  comer, y pagar sus facturas allá en sus mansiones de lujo, y para ello necesitan el dinero abundantísimo de las taquillas. Es por eso que al final, después del gran trabajo de cinismo que habían desarrollado,  se pliegan a un desenlace donde el amor triunfa, la esperanza se impone y las nubes plomizas dejan paso al solazo que alumbra los arrumacos gozosos. El negocio del cine, no nos olvidemos, vive sostenido por los optimistas. Ellos son quienes abarrotan las salas, y los salones. Los depresivos y los nihilistas sólo aportamos el chocolate del loro. Somos el espíritu crítico que clama por la verosimilitud en el desierto.



Todos los amores son, en efecto, locos y estúpidos. Y si te enamoras de Emma Stone son, además, imperativos, insoslayables. Hay que ser muy macho para aspirar a ella, muy Ryan Gosling para obtener el merecimiento, con ese rostro y ese estilo, y esos abdominales que no eran efectivamente del Photoshop. Pero desear a Emma, simplemente, como puro ejercicio biológico, está al alcance de cualquier hombre, aunque sea un cuarentón con barriga arrellanado en su sofá. Podrías pasarte horas mirando su rostro congelado en el pause, hasta destrozar el mecanismo interno del DVD. Me vuelven loco sus ojos como mares; las pecas como amapolas que salpican los montes de sus pómulos. Son cursiladas en do mayor las que me hace escribir Emma Stone. Es un sentimiento desnortado, y muy profundo, el que sale de mis entrañas enamoradas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

copyright © . all rights reserved. designed by Color and Code

grid layout coding by helpblogger.com